NARTHEX   ·   DECLARATION   ·   MEMBERS   ·   MUSIC   ·   IMAGES   ·   STORE

REVIEWS

Atanathos

Black Metal desencarnado, puro, rabioso y negro, como debe ser el Black Metal. Trabajos como este "Cacoangelion" de Temple Abattoir, nos devuelve la esperanza, no todo esta perdido en este país.

Grupo de Black Metal nacional (de Monzón, Huesca… para ser más precisos). Su carrera comienza por el 2006, pero no es hasta el 2008 que lanzan su primera demo "Nechronicles" inspirado en la Primera Guerra Mundial. Un par de años después su CD, "Sacrilege & Savagery" en contra de la Iglesia católica, y en el 2013 lanzan el single "SS-18 Satán" donde se quitan la batería enlatada y aparece en escena Darkgrof como batería oficial. Por fin, este año lanzan "Cacoangelion", el propio grupo explica de qué va: "Es una misa negra en formato EP para celebrar la llegada del portador del Caos y el veneno, que viene de la Muerte para luchar contra las creencias abrahámicas y exterminarlas en llamas".

Salvando un poquito las distancias es Black Metal del puro, sin artificios. Si te gustan grupos como Satyricon, Marduk, Dark funeral o los mismísimos Mayhem… esta gente te gustará. Grabado con sus propios medios, solo la mezcla hecha en The Empty Hall Studio (Madrid) y el masterizado en Endarker Studio (Suecia).

El EP comienza con "Black Enlightenment", una intro con riffs apocalípticos. "Sulphurous Lord" es el siguiente tema blasfemo, con armonía en las guitarras… punzante voz y épico ambiente. En "The Great Day Of His Wrath" aparte de los ya nombrados riffs y la voz, cabe destacar el trabajo del bajo y una melodía pegadiza. "Alcoholmessiah" es puro black, donde el cantante Daguth Abaddon pone a parir al mesías, con melodía épica y diferentes registros vocales a cual más oscuro. Y por último"Extermination By Fire", donde vuelven el bajo a medio tiempo y el doble bombo.

En definitiva un disco de Black con una producción saturada y sin pulir… como debe de ser y nos gusta. Como nota final también reseñar que el EP en soporte físico viene con una fotografía en la carátula realizada por Olga Díaz Mestre y un póster dentro de la misma. Esperando con ansia impía su próximo trabajo que será un recopilatorio de canciones inéditas que posiblemente se llamará "Servants Of The Cruel Mother". Hasta entonces oiremos este EP!!!

 

Friedhof Magazine
7.25 / 10
Arcadio R.

De una manera u otra he seguido a esta banda de Huesca desde su demo "Nechronicles" en 2008 y recomendaría su único disco hasta la fecha, el lejano e interesante "Sacrilege & Savagery" de 2010. Cierto es que Temple Abattoir no son una banda muy prolífica. Digamos que van lentos en cuanto ediciones. Esta vez graban por sus propios medios, mandan el resultado a Simón Da Silva (Aversio Humanitatis o Primigenium) para que lo mezcle en los The Empty Hall Studio de Madrid y el masterizado es cosa de Magnus Andersson en Endarker Studio de Suecia, canciones de Marduk o Funeral Mist han pasado por allí.

¿El resultado? Muy notable. A nivel sonoro logran una producción saturada, evitando ese pulido que resta misterio al conjunto general del disco. En cuanto a los temas estos comienzan con “Back Enlightenment (Ritus adventi)” intro marcial que no se hace pesada y se puede escuchar siempre que se ponga el CD y empezamos con un “Sulphurous Lord (Liturgia chais)” donde los riffs son muy punzantes y pegadizos.
 
“The Great Day Of His Wrath (Cacoangelion)” es una mezcla de rítmicas sencillas, melodías más complejas y sombrías de fondo, un bajo con presencia y patrones compositivos pegadizos. Empapado del halo oscuro del álbum “Alcoholmessiah (Liturgia cacocharistiae)” puede que incida más en los patrones más repetitivos del Black Metal de Temple Abattoir, machacando ritmos mientras Daguth Abaddon va desgranando un texto en contra del Mesías. El tema además tiene una parte que queda un tanto épica y donde la melodía tiene un especial protagonismo, finalizando estos veinticuatro minutos con “Extermination By Fire (Ritus conclusionis)” donde ralentizan los tiempos, se marca mucho el sonido del bajo y vuelven con algunos ritmos más épicos. En este tema inoculan esos compases lentos con riffs áridos e intensos y un doble bombo constante.

No negaré que compositivamente hay parecidos entre los temas, pero cuando el láser se detiene he vuelto a rodar "Cacoangelion", y eso es siempre buena señal. Así que los amantes de los primeros discos de Emperor, Darkthrone, Satyricon o Mayhem tienen una banda a la que descubrir, si es que no lo han hecho ya. Podéis escuchar al completo "Cacoangelion" en el Bandcamp de Temple Abattoir, que el mejor juez siempre es uno mismo.

Y para los que queráis el CD físico, deciros que podréis disfrutar de esa llamativa portada con fotografía de Olga Díaz Mestres, pues la edición de Vertebrae Records (Madrid) viene con un póster dentro del digipack tamaño A5 en el que se ha sacado este "Cacoangelion".

 

MetalKorner
9 / 10
Juan Ángel Martos

Desde Huesca nos llega el cuarto trabajo de los blackers TEMPLE ABATTOIR, "Cacoangelion", editado a través de ertebrae Records, y sin duda el mejor trabajo de la banda hasta la fecha. Un álbum conceptual sobre "una misa negra para celebrar la llegada del sulfuroso portador del Caos y el veneno, quien viene de la Muerte para combatir a las fes abrahámicas y exterminarlas en llamas", tal y como responden ellos a una entrevista realizada por una compañera para Metal Korner.

Grabado por la banda misma casi en directo, con escasas tomas de los temas, la primera diferencia con sus anteriores trabajos es la percusión, a cargo de Darkgrof, olvidando las frías programaciones anteriores, lo que le aporta una mayor contundencia. La mezcla corre a cargo de Simón Da Silva por el que han pasado grupos como Primigenium, Selbst o Aversio Humanitatis, mientras que el mastering deja paso a Magnus Andersson, por el que han pasado artistas como Marduk o Funeral Mist. También cabe mencionar que este primer bloque, en formato en A5, hay un póster incluido de su portada, que es composición pagana fotografiada por Olga Diaz Mestres, en una edición muy cuidada.

Nuestro ritual de invocación comienza con "Black Enlightenment (Ritus adventi)", una introducción instrumental cargada de riffs apocalípticos salidos de la guitarra de Pudrot y del bajo de Daguth Abaddon, que pasara como una visión espectral para adentrarnos en "Sulphurous Lord (Liturgia chais)", afilada, agresiva e infernal, con un toque de epicidad dada por las armonías de guitarras, un tema que pasara sin darte cuenta con gran dureza y efusividad, black metal de calidad.

"The Great Day Of His Wrath (Cacoangelion)", continua las plegarias paganas, en un tema con una atmósfera muy dura dada por las melodías vocales de Daguth, una percusión muy cambiante y rítmica, que se acopla perfectamente a los riffs de guitarras. Esto es una de las cosas que más me gustan del álbum, las guitarras, ya que intercambian velocidades y ritmos constantemente, afilando al máximo cuando hay que hacerlo, marcando ritmos graves y contundentes en las estrofas y recreando un ambiente apocalíptico repleto de melodías en las partes instrumentales, un detallazo que aporta versatilidad en todo el álbum y aunque los temas se parecen entre si no te darás ni cuenta de que has pasado 20 minutos dentro en otra dimensión. "Alcoholmessiah (Liturgia cacocharistiae)" es densa, con aceleraciones entre estrofas, en las que crean una conexión perfecta con el averno, intercambiando tonalidades vocales a cual más oscura.

El cierre lo pone "Extermination By Fire (Ritus conclusionis)", uno de los cortes más melódicos del álbum, con una ambientación pútrida y lóbrega, una invocación llevada al extremo y de la que gozaras a cada minuto, con la fuerte presencia del bajo y el doble bombo, mientras que los ritmos de guitarra cabalgan sobre las llamas ancestrales del pecado.

TEMPLE ABATTOIR, han creado uno de los álbumes de black metal nacional más destacado de los últimos tiempos, con una perfecta sincronización artística, desde las letras, hasta la música, pasando por un artwork muy cuidado, un 9/10 sin duda, y una compra asegurada si eres amantes de estos sonidos más underground

 

Noizz Webzine
8.5 / 10

Ha sido una grata sorpresa el recibir el nuevo trabajo de esta banda con base en Monzón (Huesca) llamada TEMPLE ABATTOIR, de quienes ya tuve ocasión de escuchar su demo "Nechronicles" de 2008 y su álbum "Sacrilege & Savagery" de 2010, dos trabajos en los que se mostraban cualidades en el sombrío arte del Black Metal pero que no desplegaban todo el potencial que el grupo llevaba dentro, entre otras cosas por el uso de baterías programadas. La cuestión es que ahora en 2017 el grupo regresa con un EP titulado "Cacoangelion", firmado por el sello Vertebrae Records y presentado en un exquisito digipack alargado cuya imagen no deja duda acerca de las oscuras fuentes de inspiración de esta gente.

"Cacoangelion" es un trabajo conceptual en el que se canta a la llegada del portador del caos y el veneno para exterminar con fuego el legado de las religiones abrahámicas, algo que puede seguirse en el libreto donde aparecen las letras de los temas, como si de himnos religiosos se tratase. La banda sonora no podía ser otra que un Black Metal underground y de vieja escuela que suena devastador, incluso caótico en algunos momentos, capaz de evocar melodías siniestras en medio de la tormenta sulfurosa que el grupo desata tras la introducción. Y es que el sonido de TEMPLE ABATTOIR ha evolucionado drásticamente hacia algo muy directo y orgánico, que pese a no ser un alarde de técnica sí que es toda una lección de cómo recrear ambientes apocalípticos. Incluso hay algunas partes algo más lentas y fúnebres que eliminan toda esperanza, para de nuevo caer en el abismo de fuego con la crudeza del Black Metal. Definitivamente estos tipos han rozado el verdadero Infierno.

TEMPLE ABATTOIR acaban de firmar su mejor trabajo hasta la fecha, un EP que destila fuego y oscuridad por todas partes, perfecto para los devotos del Black Metal sin artificios, de ese que suena realmente crudo y salvaje. Para más señas diremos que fue mezclado por Simón Da Silva (AVERSIO HUMANITATIS) en The Empty Hall Studio y masterizado por Magnus Andersson (MARDUK) en Endarker Studio. A esto hay que sumarle la gran presentación física, que invita a que cualquiera que coleccione Black Metal underground quiera tener una pieza como esta entre sus posesiones.

 

RockBox

Rythym guitars are mostly really fast black metal riffs are the mid 90's vein and you can hear some Swedish influences. Drums utilize a mixture of mid paced beats that end up turning into some really fast and brutal blast beats, while the bass playing is mixed down real low. Vocals are mostly high pitched black metal screams with some ocassional deep growls, while the production is very raw sounding which is good for a black metal EP, and they touch on some dark topics. In my opinion this band is good at what they do and Cacoangelion is a good example of their ability. If you are a fan of classic black metal in the mid 90's vien this is a good EP to listen to and it has a very raw and agressive sound.

 

Rock Estatal #32
Coronel Mortimer

Último EP de la banda black metal de Huesca tras una serie de singles y un larga duración. Cuidadísima edición con apabullante artwork de Pudrot y póster interior. Musicalmente, el trío captura la esencia cortante de la escena nórdica de unos Satyricon, Marduk o Dark Funeral en sus rapidísimas cabalgadas épicas (destacar la producción que es un acierto), pero con unos medios tiempos que se meten por terrenos algo más death como en la inicial «Black Enlightenment» o la brutal «Sulphurous Lord», cargada de cambios de ritmo y ligeros toques doom... algo así como una versión más death de Immortal o Gehenna. Cinco cortes en un trabajo conceptual a modo de misa negra y que refresca un género a contracorriente que ya pocos se atreven a volver a tocar.

 

Subterráneo Webzine
Raúl Orchid

Son de Aragón, pero bien podrían haber sido de países nórdicos y nos lo habríamos creído. TEMPLE ABATTOIR cumple una década como banda y lo celebra editando, por fin después de un tiempo de retraso, con un EP que visualmente es una delicia, y musicalmente es un paso adelante en su trayectoria. Cacoangelion solamente tiene un problema para mi gusto, que deja con ganas de más, pero es lo malo y lo bueno de un EP que dura en este caso 23 minutos. Pero precisamente por eso concentra en cinco temas todo lo que define la música del grupo de Monzón. Black metal, sí. De estilo sueco, también. Pero ahora desarrollando una intensidad y una atmósfera mucho más destructiva y bélica, sin por ello ser un potro desbocado.

Precisamente lo más llamativo de Cacoangelion es su regusto death – doom, además de black. En este sentido me recuerda a las obras intermedias de MARDUK, La grande danse macabre o World funeral, mezclado con el aire más crudo de los primeros SATYRICON. Las atmósferas y ritmos sangrientos se mezclan con medios tiempos adictivos y pesados que parecen tanques de guerra que fríos se dirigen contra el enemigo. La nota diferencial es una producción mucho más "auténtica" si se me permite la licencia, lejos de esas producciones cargadas de capas de los citados o de DARK FUNERAL. Todo se escucha, pero es más cacofónico y sepulcral, más frío. Especialmente la voz y el bajo de Daguth Abaddon, que por cierto este instrumento me parece fundamental porque da una densidad y un cuerpo tremendo.

Los cinco temas de Cacoangelion tienen personalidad propia, incluyendo la intro, "Black enlightenment (Ritus adventi)". El disco está estructurado como si de una liturgia o un rito se tratase, siendo esta mórbida introducción la forma perfecta de entrar en la magnificencia malvada de "Sulphurous lord (Liturgia chais)", donde se concentran algunos de los ritmos más rápidos de TEMPLE ABATTOIR en este disco. Ritmos que se vuelven en adictivos cuando se convierten en sádicos medios tiempos que se aceleran y se frenan una y otra vez. Más decadente y mortuorio con ese sonido que parece de cadenas arrastradas constante es "The great day of his wrath (Cacoangelion)", sin abandonar su punto de violencia sónica en forma de pasajes más salvajes.

Según nos acercamos al final la música es más contenida si cabe, más atmosférica, lo que permite que Daguth pueda experimentar con tonos aún más sepulcrales (como la voz de "Alcoholmessiah (Liturgia cacocharistiae)", que pone los pelos de punta) y ya la guinda es el cierre de "Extermination by fire (Ritus conclusionis)", que efectivamente logra la sensación de exterminio, con una batería que parece descabalada en el doble bombo, potenciado por el pulso del bajo y unas atmósferas plañideras que unido a la voz apocalíptica de Daguth da la impresión de estar en medio de una hoguera preparada para suicidio colectivo.

Me dejo para el final una presentación física excelente, en forma de digipack A-5 con poster desplegable en su interior que logra esa sensación de oscuridad y que se acompaña de un manuscrito con la liturgia contenida en Cacoangelion. Para los que apreciamos la música como algo más que sonidos comprimidos, es una gozada tenerlo entre las manos, redondeando así un disco que es maldad en cada surco, sin grandes fuegos de artificio ni sadismos sonoros.